miércoles, 23 de enero de 2013

Comunidades de tela se solidarizan con defensores del territorio perseguidos injustamente por la Policía y empresarios mineros



Pobladores de comunidades pertenecientes al sector Nueva Esperanza en Tela, Atlántida, se solidarizaron con cinco compañeros del Movimiento Amplio por la Dignidad y la Justicia, (MADJ), haciéndose presentes a la estación de Policía de esa ciudad, para apoyar a los defensores del territorio, los cuales fueron víctimas del hostigamiento de parte de uniformados y de empresarios mineros, por defender los bienes naturales.

  La movilización de los pobladores se realizó el pasado lunes 21 de enero del presente año. Los ambientalistas que fueron citados responden a los nombres de: “Adonis Romero, José Lemus, José Angel Fúnez, Cecilio Alfaro y Merlin Pineda”, perseguidos por el motivo de luchar en contra de la explotación minera en la zona de Buena Vista, a la cual pertenece la comunidad de Nueva Esperanza, Tela.

  Las comunidades han emprendido acciones contra la minería,  desarrollando un mecanismo de vigilancia social, cuidando el ingreso de toda persona o empresa a la comunidad, solicitando identificación y el motivo de la visita. Siendo en está ocasión, donde tal solicitud fue realizada en dos carros doble cabina que pretendían ingresar y circulaban sin sus respectivas placas, pertenecientes a la empresa minera EMPO de San Pedro Sula, Cortés.

  Consecuentemente, los líderes y lideresas de las comunidades son víctimas del hostigamiento y la persecución de empresarios y de la Policía Nacional. Quienes sin permiso violentan el derecho de la comunidad a la autodeterminación sobre su territorio y bienes naturales y públicos.

  Respecto a la situación jurídica de los pobladores, según el Abogado del Movimiento Amplio por la Dignidad y la Justicia (MADJ), Víctor Fernández, apoderado legal de los citados, manifestó que “a los representantes de la comunidad se les acusa de los delitos de: amenaza y obstaculización de tránsito. Consideramos que los compañeros no cometieron ningún delito por defender los bienes naturales de la comunidad, más bien  el delito lo tienen ellos (empresarios) por portar armas y carros sin placa sin garantizar su legalidad.

Fernández añadió que “las comunidades tienen el derecho de ser consultadas sobre si quieren la instalación de estos proyectos de explotación, pero la dinámica utilizada es mediante la fuerza, ya que las autoridades junto con los empresarios son un monstruo que ataca al pueblo y en ningún momento obedecen a las violaciones que sufren las comunidades, un ejemplo de ello son las denuncias que ha presentado el MADJ, de las cuales no ha recibido ninguna respuesta satisfactoria”.

  Sin embargo, la lucha de los pobladores y el compromiso de defender sus  bienes naturales y el territorio siguen firmes; exigiendo un alto al  hostigamiento de las y los pobladores. Además, se pronuncian movilizándose y haciendo un llamado a las autoridades.

  “Nosotros estamos dispuestos a dar la vida por la defensa de nuestros recursos naturales y, ante todo proyecto lo primero es que las comunidades tienen que ser consultadas, además los  proyectos de desarrollo deben ser impulsados desde nosotros mismos, no desde empresarios ni desde el Congreso Nacional o el Presidente, donde a éstos se les antoje vender nuestra patria” expresó el joven ambientalista Merlin Pineda, miembro del MADJ.

  POR LA DIGNIDAD CONTRA LA IMPUNIDAD 21 DE ENERO DEL 2013.
MOVIMIENTO AMPLIO POR LA DIGNIDAD Y LA JUSTICIA.