martes, 28 de abril de 2009

MIEDO A LA OSCURIDAD, PERO NO A LA LUZ

MIEDO A LA OSCURIDAD, PERO NO A LA LUZ.

Estoy convencido que Honduras necesita de una revolución, es mas, creo que es necesaria para terminar con las estructuras de poder históricamente establecidas y que han mantenido en la miseria a lo más desprotegidos de nuestra patria.

La palabra “Revolución” ha sido asociada con la lucha armada y como tal a sido condenada por la autoridad. Pero la lucha contra la corrupción si puede ser considerada una revolución, no es una lucha armada. Es una revolución de todos los hondureños que todavía creemos en la libertad y la dignidad, que todavía creemos en nosotros mismos. Si bien es cierto nuestra lucha es contra las estructuras históricamente establecidas, contra esos grupos de poder que se han apoderado del país, nuestra lucha además de acción, debe ser mas de pensamiento, del espíritu, es una lucha que constituye una revolución en nuestras ideas personales, en nuestra manera de pensar.

No debemos admirar a los corruptos, rechacémoslos. Recuerdo que en una ocasión me encontré en una tienda de zapatos al señor OSCAR KILGORE, después de que fuera acusado en los Tribunales, se acerco para saludar a un ciudadano, este le dio la mano y se fue, el se sonrojó, delante de todos los presentes. Después el ciudadano se acerco a mi y me dijo: pena me dió darle la mano a ese corrupto. Esa es la actitud que debemos tomar, debemos ignorarlos, incluso negarles la mano. Es el peor castigo para los políticos corruptos.

No se aprovechen de sus cargos. Hay muchos empleados y funcionarios públicos que iniciaron siendo honestos en sus trabajos, pero por la ambición y deseo de poder, fueron arrastrados a ese maldito mundo de la corrupción. Cuando se dieron cuenta, ya estaban dentro, les gusto y ahora la fomentan. Es el caso de muchos fiscales, es común escuchar de ellos, “yo no me meto a rollos” aunque eso signifique no judicializar aquellos casos que mas perjuicio causan a la sociedad; “yo me limito a hacer mi trabajo” limitarse a hacer su trabajo, es hacer aquello que sus jefes le ordenan, sin iniciativa propia, una investigación sin iniciativa, no es una verdadera investigación. “Yo solo hago lo que me ordenan” parecen borregos, robot, zombis, son lo peor porque, aquí no importa si la orden es legal o ilegal, lo único importante es quedar bien con su jefe, de estos funcionarios esta lleno el Ministerio Publico, a cambio, reciben incentivos, como ascensos o aumento de salarios de manera selectiva. Debemos de tener dignidad, a la larga estos personajes, no están siendo mas que representantes de los grupos de poder, la clave esta en no perder de vista, que los fiscales somos representantes de la sociedad, una orden contraria a ese principio, no debemos obedecerla. Siendo Coordinador de la Fiscalía Contra la Corrupción en San Pedro Sula y me llamaban para decirme “Luis Javier no presentes ese requerimiento” no obedecía, porque era una orden ilegal.

Debemos de cambiar nuestra forma de pensar, los políticos, históricamente nos han utilizado para llegar al poder, y luego utilizan el poder en provecho propio y de sus amigos, para enriquecerse; pues ahora ya no debemos dejarnos utilizar, pero no como un vecino me decía en una ocasión, yo voto por que me da mas o que una ves en un puesto ver que provecho se puede obtener, no eso no, porque nos llevaría a ser igual que ellos. Al decir que no nos dejemos utilizar, es mostrar nuestro rechazo hacia ellos no votando por corruptos; pero ustedes se preguntaran ¿como saber si las personas por las que vamos a votar son corruptas?, pues esa es una tarea que nos planteamos desde adentro del MADJ, que de ahora en adelante los corruptos se conozcan por su nombre y apellido.

Y por ultimo, debemos tener claro, al menos de manera personal así lo concibo, que nuestro deseo es, vivir en una Honduras más justa, mas equitativa, mas digna. Independientemente de quien gobierna. Pero es obvio, que con las mismas estructuras de poder nunca lo lograremos, debemos cambiarlas, por estructuras que sean verdaderas representantes del pueblo.

Esto no quiere decir que todos, ricos y pobres tengamos literalmente lo mismo, sino que todos tengamos lo suficiente para satisfacer nuestras necesidades. Que ya no hayan hondureños que solo tengan para comer una ves al día y algunas veces nada, mientras hay familias que se sacian comiendo a diario y les aseguro, que sus perros comen a diario el mejor banquete que las familias pobres de mi país, lo hacen una ves al año o nunca han tenido el placer de disfrutarlo. Y lo peor de todo es, que esa riqueza acumulada y cual sacian sus deseos, es producto de la colaboración social de los pobres o de lo que se han robado de las arcas del Estado.

Saludes compañeros

Recordemos que ellos tienen el poder, pero nosotros tenemos la voz, y vamos a ser escuchados!!!!

Luis Santos

No hay comentarios: